Espacio de Música, Arte y Proceso. Un lugar de encuentro y divulgación.

REFLEXION SOBRE MI TRABAJO COTIDIANO CON NIÑOS EN SITUACION DE RIESGO DE EXCLUSION SOCIAL

Hay niños que antes de hablar, casi de saludar, entran en la sesión de musicoterapia sonando. Si no escuchas, si no permites que todo eso que suena (tensión, nerviosismo, inquietud, descarga, deseo,…) lo compartan, no podemos coincidir, ni vincularnos, ni comunicar, ni elaborar nada.

Ante la dispersión del niño, la falta de control sobre sí mismo, los nervios, aparece la estructura de la música. La música es tempo, es ritmo, es pulso,… no solo aparece como estructura sino que la ofrece y posibilita. El niño/a puede depositar sus sonidos en un objeto intermediario, en este caso un instrumento musical. A esas primeras notas o agrupaciones musicales  que suenan desde un instrumento elegido por él, puedo ir dándole forma, recogiendo sus sonidos, repitiéndolos y haciéndoles espejo, en definitiva, dotándolos de estructura.

En resumen, permitir que el niño,  jugando con sus propios sonidos, de diferentes maneras, pueda tener control  y ganar seguridad.

people-315014_1280

Como dice Patxi del Campo “la música puede ser una llave para entrar en relación”. Ante la dificultad de crear vínculos, establecer lazos, aparece la música con su potencial socializador, como intermediaria. El niño/a trae su música, sus canciones que, muchas veces, pueden hablar de él ampliando sus propias palabras. Su música le aporta confianza y facilita compartir  y expresar en un espacio que se vuelve más íntimo, cálido y conocido.

Sin ser invasora, ni agresiva, ni forzar, aparece la música como medio de expresión. Cuando compone una canción o cuando crea una música o cambia la letra de una canción conocida haciéndola suya y poniendo sus propias palabras, su historia, su narración, el niño va ganando identidad y poder sobre sí mismo y sobre el medio. La creación musical le abre y genera posibilidades nuevas respecto a sí mismo y sobre todo le hace sentir protagonista de su propia vida.

Después de trabajar con todas las necesidades anteriores, aparece la necesidad de reparar la propia historia. Ante una historia de dolor, donde el niño se siente indefenso, vulnerable y sin recursos,  la música rescata todo su potencial creador, le da el poder y el valor de, por un lado, reconstruir su historia como dice Jorge Barudy y, por otro, ir construyendo el presente.

Marta Nieto (psicóloga y musicoterapeuta en el Centro IMAP)

¿Es posible que la música me posibilite ese viaje hacia el encuentro conmigo mismo, conmigo misma?

Las vivencia que como estudiantes de Musicoterapia hemos tenido con las técnicas de musicoterapia receptiva, las adaptaciones del método GIM ( Música e Imagen Guiada) y con la terapia GIM han sido experiencias profundas y memorables, complejas y sanadoras, que requirieron valentía y muchas ganas de aventura.

Durante el viaje había cierta planificación de la ruta, pero por el camino sucedían cosas totalmente inesperadas.  Aquí va un relato de algunas de las  experiencias:

La apertura a estas experiencias es lo que ha posibilitado poder vivir y contar la propia historia de nuevo, destruir viejos manuscritos y animarme a crear un cuento nuevo integrando experiencias de manera saludable.

Siento que lo que está en mi mente/cuerpo fuera en parte huella (como pisadas en la nieve) y en parte concepto/vibración.

imagen-1

Gracias a GIM me ha sido posible acceder a esa huella y deshacerla (experiencia traumática, desagradable, daño, etc), y crear otro trazado o marca (experiencia enriquecedora, perdón, aprendizaje, resiliencia, etc) para ese concepto/vibración  llevarlo a un lugar saludable de la experiencia del aquí y ahora.

 

Cierro los ojos y abro mi corazón, viendo y escuchando mi interior, abandonándome a las imágenes y a la acción. ¿Dónde voy? No lo sé, el riesgo me produce sensaciones intensas, y entonces siento que estoy preparada para llegar a ese lugar de mi interior pues sólo veré aquello para lo que preparada esté.

Confío y me dejo llevar:

 una mariposa y un dedal.

La mariposa, divertida y juguetona me enseña un camino.

Decido seguirla.

Voy descalza, ligera y alada.

Algo brilla allí. ¿Qué será?

Voy a verlo, tengo curiosidad.

¡Es un dedal! 

Lo miro con asombro. ¿Qué me querrá decir?

imagen-2

Maritere Balerdi & David  Aranaz

(3º  Master de Musicoterapia. Instituto Música Arte y Proceso, Vitoria-Gasteiz)

Los musicoterapeutas defienden la música y las habilidades musicales como la herramienta que caracteriza su trabajo terapéutico. Esta específica capacidad  ha contribuido a desarrollar los relevantes métodos de musicoterapia activa que ya conocéis, donde hacer música es el motor de cambio en la persona y en las relaciones de ésta.

Sin embargo, la manera más habitual, (quizá también más comercial y más accesible),  de estar en relación con la música ha sido escuchando y proyectándose en ésta. Hoy quisiera reflexionar aquí de este uso de la música (escuchando y visualizando al entrar en conexión con ella) encuadrado dentro de los métodos receptivos de musicoterapia.

En el tratamiento terapéutico con música entran en relación tres elementos: el cliente, el terapeuta y la música;  y los múltiples juegos relacionales entre  ellos.

Al igual que otras relaciones, esta triada irá transformándose en todas las direcciones y conexiones, creándose un campo de posibles muy amplio, donde será difícil delimitar qué fue lo que obró el cambio en los síntomas y manifestaciones del cliente: ¿la música?, y dentro de ésta, ¿cuál de sus numerosas cualidades estéticas, técnicas y creativas?; ¿el/la terapeuta?; ¿y cuál de sus actitudes humanas y profesionales fueron las relevantes: la disposición o la acción de estar con y para el otro?;  ¿o fue el potencial intrínseco del cliente para sanarse al entrar a escuchar y escucharse?.

Parecería un juego de espejos, luces  y sombras;  proyecciones y realidades.

Esta relación poliédrica en movimiento sigue aumentando cuando añadimos la fuerza de la imaginería. Jung entendía la imaginación como un “proceso creativo de la psique que permite una mayor integración individual, interpersonal y espiritual”. Según este autor, los símbolos que aparecen en estas creaciones imaginarias son verdaderos transformadores de energía del acontecer psíquico.

Del conjunto de estas relaciones  y sus efectos en las variadas sintomatologías  en clientes adultos se ocupa el método de Imagen Guiada y Música (GIM) y sus adaptaciones, del cual puedes conocer más detalles en la página web (http://www.agruparte.com/instituto-map/centro-de-formacion/postgrado-de-imagen-guiada-y-musica/) y, si estás interesado/a, especializarte para su uso terapéutico.

Asomado a la ventana de emociones que libero como lamandala-post-edit luz de la luna 
enorme que me acompaña
en el sentirme dejando cosas que me atan. Miedo, fatiga que llena mis ojos de lágrimas pulsadas en cuerdas que se estiran, desde lugares inhóspitos, pero conocidos, inesperados, un mar de luna asomando en un manantial que frío llena mi ser.

Delimitación total, Calma, Emoción interrumpida, Lágrimas, Canción mil veces escuchada, Triste, conexión, Calor, luz y oscuridad lunar, Recorrido en un paisaje nocturno. Pies en tierra.

Ejemplo clínico utilizando Música e Imagen (Grocke & Wigram, 2008)*

Pieza musical de Joanne Shenandoah – Messenger.

 

mapa-mental

Mapa mental cedido por Aranaz, D. (2016). Estudiante de MT en IMAP

 

Dra. Esperanza Torres

* Grocke, D. Wigram , T. (2008)  Métodos receptivos en Musicoterapia. Vitoria-Gasteiz: Agruparte Producciones.

 

unnamed

Descenso a Hades: La música como expresión de lo inexpresable

Miércoles 14 de diciembre

El lamento musical se define como un «canto triste» y aparece en manifestaciones musicales de diferentes épocas y culturas. Una idea musical, caracterizada por el movimiento descendente, que expresa todos esos sentimientos que se entremezclan en situaciones de despedida, de duelo, de pérdidas, etc. Lamentos tristes, dulces, apasionados, desgarradores…tiñen el panorama musical reflejando las diversas maneras de vivir y sentir la muerte.

Presenta Jaione Oribe musicoterapeuta del Instituto MAP y profesora de música de ReCreArte.

Lugar de celebración: Vivir con Voz Propia. Paseo de la Zumaquera 35, bajo.  Vitoria-Gasteiz

Día: Miércoles 14 de diciembre de 19:00 h a 20:30 h

Vivir con voz propia

 

AFORO LIMITADO

Imprescindible: CONFIRMAR ASISTENCIA

Teléfono: 945 143 311

 

Este espacio de “Reflexión y Diálogo” cuenta con la colaboración de:

vital              diputacion-araba

 

 

imagen

La música acompaña al ser humano desde los albores de la humanidad. Forma parte de la vida cotidiana, estando presente en ritos y eventos especiales en el crecimiento personal y social. No hay duda de la experiencia emocional, cuidadora, acompañante de la música. Los elementos del sonido  y la  música inciden simultanea  o separadamente  en todas  las dimensiones de la persona: física, emocional, mental, social y espiritual.

La música como terapia tampoco es algo nuevo. Se cita su uso con finalidad curativa desde la Grecia Antigua. Sin embargo, la profesionalización de su uso con una finalidad terapéutica es bastante reciente (a partir de 1950).

La musicoterapia ha sido definida por la Federación Mundial de Musicoterapia como: “la utilización de la música  y /o de sus elementos (sonido, ritmo, melodía, armonía) por un musicoterapeuta cualificado, con un paciente o grupo, en un proceso  destinado  a facilitar y promover la comunicación,   aprendizaje, movilización, expresión, organización u otros objetivos relevantes, a fin de asistir a las necesidades físicas, psíquicas , sociales, cognitivas y/o espirituales. La Musicoterapia busca descubrir potenciales y/o restituir funciones del individuo para que la persona alcance una mejor organización intra e interpersonal y, consecuentemente, una mejor calidad de vida.”

Actualmente, los hospitales y el amplio rango de atención, prevención y rehabilitación médica están trabajando intensamente por humanizar la salud, teniendo en cuenta no solo los aspectos técnicos biomédicos sino otras dimensiones de la relación humana médico- paciente.

Así, tanto la música en medicina como la musicoterapia se ha ido incluyendo en el contexto médico y de la humanización de los hospitales.

Es por ello que cada vez se hace mas necesario diferenciar actuaciones que si bien son similares en cuanto a  la herramienta utilizada (música) y a su objetivo (promover bienestar y salud en los  usuarios del entorno hospitalario) tienen características diferentes que las delimitan y encuadran. Algunas de ellas son las siguientes.

cuadro_mt-en-medicina

Cada vez más estudios científicos muestran los efectos positivos del uso tanto de la música como de la musicoterapia con pacientes médicos, estudiando un amplio rango de variables tanto fisiológicas, como emocionales, sociales, comportamentales y de percepción subjetiva del bienestar propio y del entorno próximo. Algunos de estos estudios además evidencian un mayor efecto si esta intervención es llevada a cabo por un musicoterapeuta (Dileo, 2005).

Bradt, Dileo & Grocke, (2014) recogen en un estudio de meta-análisis los resultados obtenidos en estudios que han observado cambios en diversas variables con pacientes de Unidades de Cuidados intensivos. En este contexto, la musicoterapia ha mostrado evidencias:

  • mejora del estado de ánimo y actitudes positivas de afrontamiento (Delabary, 2004)
  • reduce la intensidad del estrés y de la percepción del dolor (De Lattre et al, 2015), (Mazer, 2010)
  • mejora el reconocimiento y la expresión de emociones así como los posibles estados depresivos (Delabary, 2004)
  • reduce de la ansiedad (DellaVolpe & Huang, 2015).

El musicoterapeuta no sólo usa la música como herramienta contenedora de emociones y facilitadora de ambientes o sensaciones agradables, sino que promueve una interacción entre música–musicoterapeuta-paciente. El enfermo consigue sentirse más activo, responsable y consciente de su estado de salud, de la búsqueda de bienestar y de su autocuidado. Incluye entre sus objetivos proporcionar oportunidades de expresión, comunicación y procesamiento emocional.

Escuchar música en vivo o música grabada puede procurar ambientes más relajados y normalizar un espacio que puede vivirse aislado y hostil. Esa facilitación y acompañamiento ambiental es saludable y beneficiosa. Pero no es musicoterapia.

La musicoterapia es una terapia complementaria que contribuye, junto con el resto de cuidados y tratamientos, al alivio, prevención y mejora de los síntomas de muchas enfermedades y debe realizarse con el mismo rigor que se dedica en la prescripción y tratamiento de cada caso individual. Para ello, se tienen en cuenta las necesidades individuales de la persona adaptando y/o modificando las técnicas y el grado de complejidad de éstas en función de las necesidades de la persona.

En el Servicio de Medicina Intensiva de la OSI Araba en Vitoria-Gasteiz se realiza musicoterapia con la colaboración del IMAP, con diferentes objetivos entre los que destacamos la mejora del confort sonoro, la interacción del paciente con el personal sanitario y la familia, la reducción de la ansiedad y la colaboración en la retirada de la ventilación mecánica. 

 

Referencias bibliográficas.

Bradt, J., Dileo, C., & Grocke, D. (2014). Music interventions for mechanically ventilated patients. Cochrane Database Syst Rev, 12.

De Lattre, S., Guétin, S., Tondut, G., Carr, J., Conseil, M., Cisse, M., … & Jaber, S. (2015). Musicothérapie en réanimation: un exemple d’utilisation de la séquence en «U». Réanimation, 24(3), 344-350.

Delabary, A. M. L. D. S. (2004, July). Music Inside an Intensive Care Unit. In Voices: A World Forum for Music Therapy (Vol. 4, No. 2).

Dileo , C. ( Ed.) ( 2015) Advanced practiced in medical music therapy: case reports. Jeffrey books/ Music therapy Resources

Dileo, C. (2005). Effects of music and music therapy on medical patients: a meta-analysis of the research and implications for the future. Journal of the society for integrative oncology, 4(2), 67-70.

Gold, C., Erkkilä, J., Bonde, L. O., Trondalen, G., Maratos, A., & Crawford, M. J. (2011). Music therapy or music medicine?. Psychotherapy and psychosomatics, 80(5), 304-304.

Loewy, J & Spintge, R. ( Ed.) Music and Medicine, An interdisciplinary journal

http://mmd.iammonline.com/index.php/musmed/index

Mazer (2010) Music, Noise, and the Environment of Care: History, Theory, and Practice Music and Medicine 2(3) 182-191 a The Author(s) 2010

Mondanaro, J. F., & Sara, G. A. (Eds.). (2013). Music and medicine: Integrative models in the treatment of pain. Available at www.musicandmedicine.org

 

AUTORES

  • Esperanza Torres. Psicóloga, Musicoterapeuta, Phd en Directora del Máster de Musicoterapia. esperanza@agruparte.com

 

Instituto Música Arte y Proceso. www.agruparte.com

Vivir con Voz Propia   http://vivirconvozpropia.com

mapvcvp

 

gim

Con el fin de mantener una formación continuada, una visión teórico-práctica más amplía que favorezca un mejor y más eficaz uso de la técnica de Imagen Guiada y Música,  en IMAP hemos previsto la creación de un grupo de supervisión  permanente, que se reúna en TRES ocasiones distintas durante el curso escolar,  entre las cuales se incluye el V Curso de Supervisión en GIM .

En esta ocasión este seminario está dirigido al entrenamiento y uso de las Cartas MARI.

OBJETIVOS:

  • Favorecer un espacio de reflexión e intercambio de los diferentes aspectos que comprometen al  guía- terapeuta, tanto personal como profesionalmente.
  • Desarrollar la capacidad de centrar y revisar aspectos tanto generales como específicos de un tratamiento GIM:  necesidades, foco, programa, estrategias de guía, imágenes, símbolos y metáforas, dibujo creativo, valoración, etc.
  • Flexibilizar la capacidad de utilizar métodos y estrategias en las intervenciones adaptadas a las necesidades del cliente, del grupo y/o  del proceso.

 

DIRIGIDO A:

Terapeutas formados en el método GIM –FAMI-  y estudiantes del último y 3º nivel, que quieran profundizar en su trabajo clínico, así como actualizarse en los avances en teorías, técnicas y adaptaciones en GIM.

 

COORDINADO POR:

La supervisión será dirigida y coordinada por Dña. Esperanza Torres.

El  Curso-Taller de entrenamiento y uso de CARTAS MARI: material de evaluación correrá a cargo Dña. Gina Kaesteele.

CALENDARIO:

  • Supervisión continuada con Esperanza Torres:
    • Sábado 4 de febrero de 2017 de 9.30 a 13.30 y de 15.00  a 19.00
    • Sábado 18 de Marzo de 2017 de 9.30 a 13.30 y de 15.00  a 19.00

     

  • Curso-Taller Cartas Mari con Gina Kaesteele:
    • 29, 30 de Abril y 1 de mayo 2017 (Sábado, domingo y lunes)

 

MATRÍCULA: El precio de matrícula se adecua a distintas modalidades:

  • Supervisión continuada: (Supervisiones + Curso- taller) 475 euros
  • Curso- taller: 325 euros
  • Sesión única de supervisión: 100 euros

 

Para inscripción y más información ponte en contacto con nosotros en map@agruparte.com

IMAP 30

Cuando pienso en las palabras ENSEÑAR-APRENDER me vienen a la cabeza muchas otras asociadas bien por automatismo bien por convencimiento: conceptos, maestro, duda, deberes, conocimiento, competencias, libro, pregunta, exigencia… todas ellas relacionadas de alguna manera con las experiencias vividas en tantos y tan diversos momentos de aprendizaje vividos.

Pero sobre todo, en el momento actual, no puedo separarlas de la emoción por descubrir, la intriga por abrir caminos y recorrerlos, la búsqueda personal de respuestas,… crecer y crear, en definitiva.

En el Instituto Música, Arte y Proceso, ya son más de 30 años los que hemos dedicado a la formación, entre otras muchas, de musicoterapeutas. Y es por ello que es intrínseco a nosotros, la reflexión permanente sobre cómo entendemos nosotros el proceso de enseñanza-aprendizaje, desde nuestro propio proceso.

16062016 Investigar

Partiendo una concepción de nuestro trabajo centrada en la persona, creemos que se trata de un proceso, un proceso de búsqueda y de crecimiento.  Y es que sólo partiendo de la inquietud y motivación personal, se puede obtener el compromiso necesario para construir el conocimiento, y no para “engullirlo”.

Escuchar y respetar a la persona que busca continuar con su aprendizaje (ya que cada uno de nosotros/as somos parte de un proceso de aprendizaje vital en constante cambio y enriquecimiento) y animarle hacerse consciente de las razones que le llevan a esa búsqueda de respuestas, es nuestro punto de partida. De ahí que entendamos la necesidad de desarrollar un proyecto personal, basado en las propias inquietudes. Formando personas para trabajar con personas, ¿cómo podría ser de otra manera?.

En ese proceso de búsqueda, tenemos la gran suerte de contar con numerosos y variados recursos que pueden ir aportando a dicho proyecto puntos de vista diversos y que nos llevan a hacernos preguntas y cuestionarnos continuamente sobre el origen, la razón o el desarrollo de lo que está por descubrir. Experimentar es una manera tan bonita y a la vez, tan eficaz de aprender que la vivencia se convierte en método fundamental en nuestras formaciones, en equilibrio contante con el soporte teórico y científico. Priorizando en todo ello al máximo, el desarrollo de habilidades reflexivas, críticas y flexibles que entendemos absolutamente necesarias para ser y estar en una sociedad en continuo cambio como la actual.

Pero no creemos que este proceso de aprendizaje personal pueda hacerse individualmente. De ahí, la importancia que otorgamos a aprendizaje en grupo. Nacemos y crecemos en pequeño y gran grupo y es en relación, en el compartir con los otros donde podemos aprender y enriquecernos de manera conjunta y colaborativamente. ¡Cada uno de nosotros tenemos tanto por aprender como por aportar!.

En este viaje, algunos de nosotros (profesores, tutores, maestros) tenemos el privilegio de acompañar y servir de soporte o de guía. ¡Qué mejor manera de aprender que acompañando, escuchando, al otro en su camino!.

En la esencia de nuestra andadura como centro de formación están estas ideas y emociones. Algo a lo que, además, hemos podido poner nombre y es Aprendizaje Basado en Proyectos y/o Problemas (PBL). El PBL está en el carácter de nuestro modelo de enseñanza-aprendizaje, pero el alma del mismo está la persona, como centro, punto de partida y meta en sí misma. ¡Todo un lujo y una responsabilidad!

Sheila Pereiro

IMAP 30

Nube de etiquetas