Espacio de Música, Arte y Proceso. Un lugar de encuentro y divulgación.

lego, blog

¿Por qué? Hay muchísimas razones, pero la más importante es que estando conectados y trabajando por un mismo fin, las fuerzas no se suman, se multiplican; se potencian.

La musicoterapia en España está sin regular como profesión aunque esté reconocida como ocupación. Hay varios frentes en los que hacerse oír para que la  Ley contemple, reconozca y regule quién puede y quién no puede, ni debe llamarse o actuar como musicoterapeuta.

¿Para qué? Una asociación nos permite recoger nuestras necesidades individuales de formación e información para priorizar  actividades que atiendan nuestra formación continua. Nos permite también coordinarnos y sumar esfuerzos y conocimiento para mejorar la atención especializada dentro de diversos colectivos. Además, nos da visibilidad social, y por lo tanto, entidad para gestionar proyectos, sancionar conductas no éticas y representarnos de modo institucional en el diálogo y relación con otras instituciones y colectivos organizados. Asociarse en Musicoterapia, nos respalda y nos da fuerza.

Carmen Angulo, musicoterapeuta y terapeuta GIM.

ct-musicoterapia

Nuria Estaun, estudiante del tercer y último curso en el Máster de Musicoterapia comparte con nosotros cómo se están desarrollando sus prácticas en un centro educativo de Huesca.

“Estoy realizando mis prácticas en el Colegio Pío XII de Huesca con dos niños de cuatro años que tienen Autismo. La experiencia está siendo muy enriquecedora porque me encuentro haciendo musicoterapia en horario escolar, dentro de un centro educativo. Cada vez que voy allí, me veo rodeada de niños que a veces me abrazan, me saludan o me reconocen por  llevar una guitarra a la espalda y unos cuantos instrumentos más…

En poco tiempo he visto un avance significativo con los niños que llevo, hemos creado un vínculo y tenemos un espacio donde compartir y aprender mutuamente. ¡ Ellos ya forman un espacio significativo en mi vida !

Además, estoy teniendo un gran apoyo tanto del equipo docente como de los padres de los niños. Estos últimos hoy mismo me han enseñado muchas cosas y he salido emocionada de la reunión que hemos tenido.

A esta combinación mágica añado el ingrediente del Instituto Map, con Patxi Del Campo al pie de nuestra supervisión; sin esta parte la fórmula quedaría incompleta.

Estas prácticas van a marcar un antes y un después sin duda. No sé como expresar todo lo que me están aportando”.

Gracias por compartir tu experiencia, y para tí y todos tus compañeros/as ¡ mucha suerte !

instruments-1455981_1920

Prácticas profesionales de Daniel Escribano, alumno de 3º del Máster de Musicoterapia en el Centro de Observación y Acogida (COA).

El alumno del Máster de Musicoterapia, Daniel Escribano, se encuentra ahora mismo realizando las prácticas en la Fundación Xilema, una organización sin ánimo de lucro que trabaja con menores, familias, mujeres víctimas de la violencia de género, personas sin hogar y con personas con patologías múltiples. Él se encuentra exactamente en el Centro de Observación y Acogida (COA), destinado a la valoración de niños en situación de desprotección. Sin embargo, no es con los menores con las personas que trabaja ahora mismo Daniel, sino con los trabajadores del centro para reconocer, prevenir y tratar el “Burn Out”, o síndrome de estar quemado en el trabajo. Se trata de una “patología derivada de la interacción del individuo con unas determinadas condiciones psicosociales nocivas de trabajo” (Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España).

Daniel utiliza la música para crear un grupo de trabajo cohesionado. En una primera valoración, Daniel, ha conocido las características de los trabajadores, sus necesidades, se han marcado unos objetivos y ahora trabajan para que se cumplan. ¿Cómo lo hace? Como relata en la entrevista que le han realizado para la revista de la Fundación, trabajando mucho la improvisación, siguiente el modelo de Juliette Alvin. Daniel también se inspira en el modelo del psiquismo creador.

Daniel cuenta con 15 sesiones para mejorar a través de la musicoterapia el estado de ánimo de los trabajadores, crear un grupo más unido y aliviar las tensiones que se pueden producir entre ellos.  Estamos convencidos que con la fuerza de la música, lo conseguirá.

Si quieres leer la entrevista completa pincha en el siguiente enlace:

http://xilema.org/xilemanario/Xilemanario122016.pdf

REFLEXION SOBRE MI TRABAJO COTIDIANO CON NIÑOS EN SITUACION DE RIESGO DE EXCLUSION SOCIAL

Hay niños que antes de hablar, casi de saludar, entran en la sesión de musicoterapia sonando. Si no escuchas, si no permites que todo eso que suena (tensión, nerviosismo, inquietud, descarga, deseo,…) lo compartan, no podemos coincidir, ni vincularnos, ni comunicar, ni elaborar nada.

Ante la dispersión del niño, la falta de control sobre sí mismo, los nervios, aparece la estructura de la música. La música es tempo, es ritmo, es pulso,… no solo aparece como estructura sino que la ofrece y posibilita. El niño/a puede depositar sus sonidos en un objeto intermediario, en este caso un instrumento musical. A esas primeras notas o agrupaciones musicales  que suenan desde un instrumento elegido por él, puedo ir dándole forma, recogiendo sus sonidos, repitiéndolos y haciéndoles espejo, en definitiva, dotándolos de estructura.

En resumen, permitir que el niño,  jugando con sus propios sonidos, de diferentes maneras, pueda tener control  y ganar seguridad.

people-315014_1280

Como dice Patxi del Campo “la música puede ser una llave para entrar en relación”. Ante la dificultad de crear vínculos, establecer lazos, aparece la música con su potencial socializador, como intermediaria. El niño/a trae su música, sus canciones que, muchas veces, pueden hablar de él ampliando sus propias palabras. Su música le aporta confianza y facilita compartir  y expresar en un espacio que se vuelve más íntimo, cálido y conocido.

Sin ser invasora, ni agresiva, ni forzar, aparece la música como medio de expresión. Cuando compone una canción o cuando crea una música o cambia la letra de una canción conocida haciéndola suya y poniendo sus propias palabras, su historia, su narración, el niño va ganando identidad y poder sobre sí mismo y sobre el medio. La creación musical le abre y genera posibilidades nuevas respecto a sí mismo y sobre todo le hace sentir protagonista de su propia vida.

Después de trabajar con todas las necesidades anteriores, aparece la necesidad de reparar la propia historia. Ante una historia de dolor, donde el niño se siente indefenso, vulnerable y sin recursos,  la música rescata todo su potencial creador, le da el poder y el valor de, por un lado, reconstruir su historia como dice Jorge Barudy y, por otro, ir construyendo el presente.

Marta Nieto (psicóloga y musicoterapeuta en el Centro IMAP)

¿Es posible que la música me posibilite ese viaje hacia el encuentro conmigo mismo, conmigo misma?

Las vivencia que como estudiantes de Musicoterapia hemos tenido con las técnicas de musicoterapia receptiva, las adaptaciones del método GIM ( Música e Imagen Guiada) y con la terapia GIM han sido experiencias profundas y memorables, complejas y sanadoras, que requirieron valentía y muchas ganas de aventura.

Durante el viaje había cierta planificación de la ruta, pero por el camino sucedían cosas totalmente inesperadas.  Aquí va un relato de algunas de las  experiencias:

La apertura a estas experiencias es lo que ha posibilitado poder vivir y contar la propia historia de nuevo, destruir viejos manuscritos y animarme a crear un cuento nuevo integrando experiencias de manera saludable.

Siento que lo que está en mi mente/cuerpo fuera en parte huella (como pisadas en la nieve) y en parte concepto/vibración.

imagen-1

Gracias a GIM me ha sido posible acceder a esa huella y deshacerla (experiencia traumática, desagradable, daño, etc), y crear otro trazado o marca (experiencia enriquecedora, perdón, aprendizaje, resiliencia, etc) para ese concepto/vibración  llevarlo a un lugar saludable de la experiencia del aquí y ahora.

 

Cierro los ojos y abro mi corazón, viendo y escuchando mi interior, abandonándome a las imágenes y a la acción. ¿Dónde voy? No lo sé, el riesgo me produce sensaciones intensas, y entonces siento que estoy preparada para llegar a ese lugar de mi interior pues sólo veré aquello para lo que preparada esté.

Confío y me dejo llevar:

 una mariposa y un dedal.

La mariposa, divertida y juguetona me enseña un camino.

Decido seguirla.

Voy descalza, ligera y alada.

Algo brilla allí. ¿Qué será?

Voy a verlo, tengo curiosidad.

¡Es un dedal! 

Lo miro con asombro. ¿Qué me querrá decir?

imagen-2

Maritere Balerdi & David  Aranaz

(3º  Master de Musicoterapia. Instituto Música Arte y Proceso, Vitoria-Gasteiz)

Los musicoterapeutas defienden la música y las habilidades musicales como la herramienta que caracteriza su trabajo terapéutico. Esta específica capacidad  ha contribuido a desarrollar los relevantes métodos de musicoterapia activa que ya conocéis, donde hacer música es el motor de cambio en la persona y en las relaciones de ésta.

Sin embargo, la manera más habitual, (quizá también más comercial y más accesible),  de estar en relación con la música ha sido escuchando y proyectándose en ésta. Hoy quisiera reflexionar aquí de este uso de la música (escuchando y visualizando al entrar en conexión con ella) encuadrado dentro de los métodos receptivos de musicoterapia.

En el tratamiento terapéutico con música entran en relación tres elementos: el cliente, el terapeuta y la música;  y los múltiples juegos relacionales entre  ellos.

Al igual que otras relaciones, esta triada irá transformándose en todas las direcciones y conexiones, creándose un campo de posibles muy amplio, donde será difícil delimitar qué fue lo que obró el cambio en los síntomas y manifestaciones del cliente: ¿la música?, y dentro de ésta, ¿cuál de sus numerosas cualidades estéticas, técnicas y creativas?; ¿el/la terapeuta?; ¿y cuál de sus actitudes humanas y profesionales fueron las relevantes: la disposición o la acción de estar con y para el otro?;  ¿o fue el potencial intrínseco del cliente para sanarse al entrar a escuchar y escucharse?.

Parecería un juego de espejos, luces  y sombras;  proyecciones y realidades.

Esta relación poliédrica en movimiento sigue aumentando cuando añadimos la fuerza de la imaginería. Jung entendía la imaginación como un “proceso creativo de la psique que permite una mayor integración individual, interpersonal y espiritual”. Según este autor, los símbolos que aparecen en estas creaciones imaginarias son verdaderos transformadores de energía del acontecer psíquico.

Del conjunto de estas relaciones  y sus efectos en las variadas sintomatologías  en clientes adultos se ocupa el método de Imagen Guiada y Música (GIM) y sus adaptaciones, del cual puedes conocer más detalles en la página web (http://www.agruparte.com/instituto-map/centro-de-formacion/postgrado-de-imagen-guiada-y-musica/) y, si estás interesado/a, especializarte para su uso terapéutico.

Asomado a la ventana de emociones que libero como lamandala-post-edit luz de la luna 
enorme que me acompaña
en el sentirme dejando cosas que me atan. Miedo, fatiga que llena mis ojos de lágrimas pulsadas en cuerdas que se estiran, desde lugares inhóspitos, pero conocidos, inesperados, un mar de luna asomando en un manantial que frío llena mi ser.

Delimitación total, Calma, Emoción interrumpida, Lágrimas, Canción mil veces escuchada, Triste, conexión, Calor, luz y oscuridad lunar, Recorrido en un paisaje nocturno. Pies en tierra.

Ejemplo clínico utilizando Música e Imagen (Grocke & Wigram, 2008)*

Pieza musical de Joanne Shenandoah – Messenger.

 

mapa-mental

Mapa mental cedido por Aranaz, D. (2016). Estudiante de MT en IMAP

 

Dra. Esperanza Torres

* Grocke, D. Wigram , T. (2008)  Métodos receptivos en Musicoterapia. Vitoria-Gasteiz: Agruparte Producciones.

 

unnamed

Descenso a Hades: La música como expresión de lo inexpresable

Miércoles 14 de diciembre

El lamento musical se define como un «canto triste» y aparece en manifestaciones musicales de diferentes épocas y culturas. Una idea musical, caracterizada por el movimiento descendente, que expresa todos esos sentimientos que se entremezclan en situaciones de despedida, de duelo, de pérdidas, etc. Lamentos tristes, dulces, apasionados, desgarradores…tiñen el panorama musical reflejando las diversas maneras de vivir y sentir la muerte.

Presenta Jaione Oribe musicoterapeuta del Instituto MAP y profesora de música de ReCreArte.

Lugar de celebración: Vivir con Voz Propia. Paseo de la Zumaquera 35, bajo.  Vitoria-Gasteiz

Día: Miércoles 14 de diciembre de 19:00 h a 20:30 h

Vivir con voz propia

 

AFORO LIMITADO

Imprescindible: CONFIRMAR ASISTENCIA

Teléfono: 945 143 311

 

Este espacio de “Reflexión y Diálogo” cuenta con la colaboración de:

vital              diputacion-araba

 

 

Nube de etiquetas