Instituto de Música, Arte y Proceso, Máster de Musicoterapia

El PBL en el Máster de Musicoterapia

Cuando pienso en las palabras ENSEÑAR-APRENDER me vienen a la cabeza muchas otras asociadas bien por automatismo bien por convencimiento: conceptos, maestro, duda, deberes, conocimiento, competencias, libro, pregunta, exigencia… todas ellas relacionadas de alguna manera con las experiencias vividas en tantos y tan diversos momentos de aprendizaje vividos.

Pero sobre todo, en el momento actual, no puedo separarlas de la emoción por descubrir, la intriga por abrir caminos y recorrerlos, la búsqueda personal de respuestas,… crecer y crear, en definitiva.

En el Instituto Música, Arte y Proceso, ya son más de 30 años los que hemos dedicado a la formación, entre otras muchas, de musicoterapeutas. Y es por ello que es intrínseco a nosotros, la reflexión permanente sobre cómo entendemos nosotros el proceso de enseñanza-aprendizaje, desde nuestro propio proceso.

16062016 Investigar

Partiendo una concepción de nuestro trabajo centrada en la persona, creemos que se trata de un proceso, un proceso de búsqueda y de crecimiento.  Y es que sólo partiendo de la inquietud y motivación personal, se puede obtener el compromiso necesario para construir el conocimiento, y no para “engullirlo”.

Escuchar y respetar a la persona que busca continuar con su aprendizaje (ya que cada uno de nosotros/as somos parte de un proceso de aprendizaje vital en constante cambio y enriquecimiento) y animarle hacerse consciente de las razones que le llevan a esa búsqueda de respuestas, es nuestro punto de partida. De ahí que entendamos la necesidad de desarrollar un proyecto personal, basado en las propias inquietudes. Formando personas para trabajar con personas, ¿cómo podría ser de otra manera?.

En ese proceso de búsqueda, tenemos la gran suerte de contar con numerosos y variados recursos que pueden ir aportando a dicho proyecto puntos de vista diversos y que nos llevan a hacernos preguntas y cuestionarnos continuamente sobre el origen, la razón o el desarrollo de lo que está por descubrir. Experimentar es una manera tan bonita y a la vez, tan eficaz de aprender que la vivencia se convierte en método fundamental en nuestras formaciones, en equilibrio contante con el soporte teórico y científico. Priorizando en todo ello al máximo, el desarrollo de habilidades reflexivas, críticas y flexibles que entendemos absolutamente necesarias para ser y estar en una sociedad en continuo cambio como la actual.

Pero no creemos que este proceso de aprendizaje personal pueda hacerse individualmente. De ahí, la importancia que otorgamos a aprendizaje en grupo. Nacemos y crecemos en pequeño y gran grupo y es en relación, en el compartir con los otros donde podemos aprender y enriquecernos de manera conjunta y colaborativamente. ¡Cada uno de nosotros tenemos tanto por aprender como por aportar!.

En este viaje, algunos de nosotros (profesores, tutores, maestros) tenemos el privilegio de acompañar y servir de soporte o de guía. ¡Qué mejor manera de aprender que acompañando, escuchando, al otro en su camino!.

En la esencia de nuestra andadura como centro de formación están estas ideas y emociones. Algo a lo que, además, hemos podido poner nombre y es Aprendizaje Basado en Proyectos y/o Problemas (PBL). El PBL está en el carácter de nuestro modelo de enseñanza-aprendizaje, pero el alma del mismo está la persona, como centro, punto de partida y meta en sí misma. ¡Todo un lujo y una responsabilidad!

Sheila Pereiro

IMAP 30

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s