Instituto de Música, Arte y Proceso, Máster de Musicoterapia

Los alumnos/as hablan: Angela de la Fuente

¡Hola a todos! Hola a todo el equipo que da vida y sentido al Instituto de Música, Arte y Proceso de Vitoria.

Recordar mi primer día es recordar un inicio que ya había comenzado sin mí. Fui de esas alumnas que no empezó el máster en el primer seminario. Exactamente, me incorporé en el tercero. Yo, toda inocente y con el chip puesto en la metodología tradicional del colegio, fui con mi cuaderno y empecé a tomar nota. Además, dio la casualidad que no era un seminario muy musical en lo que respecta a las dinámicas. Así que, no fue hasta el cuarto o el quinto que empecé a saborear  la Musicoterapia como tal. A pesar de todo fue un inicio precioso, algo así como un picoteo musicoterapéutico que al final trajo el plato principal.

Pero lo que realmente hizo especial mis inicios fue mis compañeros. En mi primer día, me sentía como la novatilla y pensaba: “todas estas personas van más avanzadas que yo, seguro que ya pilotan”. Afortunadamente, no fui la única que se incorporaba aquel día, lo cual ayudó bastante. Para mi asombro, esa diferencia que pensé que existiría con respecto a mis compañeros era nula, lo que me hizo sentir aún más a la misma altura que el resto. Por otro lado, ellos mismos no generaban diferencias y enseguida acudieron a conocerme y a hacerme sentir como una más dentro del grupo.

A día de hoy, han pasado muchas aventuras musicales. Hemos reído, hemos llorado, hemos comido y bebido, hemos bailado, hemos actuado, nos hemos abrazado y besado, etc. Podría decir un sin fin de recuerdos, pero me gustaría bautizar la experiencia global en: “CONOCER – CRECER – COMPARTIR”.

“CONOCER”, porque durante este año hemos aprendido, en primer lugar, a buscarnos a nosotros mismos, a analizarnos, a conocernos mejor y a trabajarnos. Voy a recalcar la palabra “aprender”, ya que es ahora cuando tenemos que poner en marcha lo adquirido y cultivar nuestro ser, y así sucesivamente con las nuevas experiencias que nos aguardan en el futuro.

“CRECER”, es el paso siguiente a conocer. A medida que vamos sabiendo más del mundo, de nosotros, de los demás, de la música, de la vida, etc., más bagaje tenemos para madurar y desarrollarnos como personas y como musicoterapeutas. En definitiva, para crecer.

Y por último, pero no menos importante, “COMPARTIR”. Qué hemos hecho hasta ahora sino compartir con nuestros compañeros la maravillosa experiencia de conocer y crecer. Nos hemos “desnudado” ante los demás, y ellos lo han cuidado con manos de algodón.

Aun siendo alumna de segundo curso y estando más que integrada dentro de esta comunidad, sigo sintiendo que las palabras se quedan cortas para definir el mágico ambiente que se respira seminario tras seminario. Esta idea me resulta graciosa mientras escribo estos párrafos ya que creemos en la fuerza de la música para expresar lo inexpresable y llegar más lejos que las palabras, por eso prefiero dejar una canción preciosa que afortunadamente se convirtió en un recuerdo común a todos nosotros.

SIEMPRE CONMIGO

Está llamando, desde lo profundo de mi corazón,
Siempre quise soñar sueños alegres.
La tristeza no puede ser predecida pero
Voy a ser capaz de verle del otro lado.
Cada vez que uno comete un error,
Solo le queda ver el azul del cielo.
Parece que el camino continua sin fin pero
estas manos pueden encontrar la luz.
El silencioso corazón cuando dice adiós,
los oídos escuchan como el cuerpo queda vacío.
El misterio de estar vivo, el misterio de ir a morir,
es el mismo en las flores, el viento, y los pueblos.

Está llamando desde el fondo de mi corazón
dibujemos nuestros sueños siempre, numerosas veces.
En vez de contar el número de nuestras tristezas,
cantemos suavemente con nuestros labios.
En las memorias lejanas,
siempre hay susurros que no quieren ser olvidados.
Hasta en los fragmentos de un espejo roto,
un nuevo escenario es reflejado.
Una mañana comienza, en la quieta ventana
y llena el cuerpo que se encontraba vacío:
De ahora en adelante no buscare más allá del mar,
por que la luz ha estado aquí siempre
y lo he encontrado

ITSUMO NANDO DEMO

Yondeiru muneno dokoka okude

Itsumo kokoro odoru yume wo mitai

Kanashimi wa kazoe kirenai keredo

Sono mukoude kitto anataniaeru

Kurikaesu ayamachi no sonotabi hito wa

Tada aoi sora no aosawo shiru

Hateshinaku michiwatsuzuite mieru keredo

Kono ryoute wa hikariwo idakeru

Sayonara no tokino shizukanamune

Zeroni narukaradaga mimiwo sumaseru

Ikiteiru fushigi shindeiku fushigi

Hana mo kaze mo machi mo minnaonaji

Yondeiru muneno dokoka okude

Itsumo nando demo yumewo egakou

Kanashimi no kazuwo iitsuku suyori

Onaji kuchibiru de sotto utaou

Tojiteiku omoideno sononakani itsumo

Wasuretakunai sasayakiwo kiku

Kona gonani kudakareta kagami no uenimo

Atarashii keshiki ga utsusareru

Hajimari no asa(no) shizukana mado

Zeroni narukarada mitasarete yuke

Umi no kanatani wa mou sagasanai

Kagayaku monowa itsumo kokoni

Watashi no nakani mitsukeraretakara

Angela de la Fuente, alumna del 2º curso del Máster de Musicoterapia en el Instituto MAP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s