Instituto de Música, Arte y Proceso, Máster de Musicoterapia

Experiencia del Máster de Musicoterapia

El pasado mes de abril los alumnos de 2º curso del máster de musicoterapia tuvimos una esperada cita en Vitoria, el seminario sobre la teoría del psiquismo creador de Héctor Fiorini aplicada a la musicoterapia, con Patxi del Campo. Sentíamos que era una cita importante para el momento de desarrollo personal y grupal en el que estamos inmersos.

Fue, como en realidad ocurre siempre que uno vive cada uno de los seminarios, un espacio intenso, emocionante y muy bonito, lleno de cariño, cercanía, vivencia y aprendizaje. Así es el proceso.

master

Y es que esto es una formación vivencial, en la que estamos aprendiendo muchas cosas y creciendo de muchas formas (tantas como diferentes somos cada uno de nosotros), pero el aprendizaje más importante, como personas y como futuros profesionales, la esencia de la formación, siento que es precisamente aprender a “vivir” el proceso, a observarlo, a escucharlo, a vivenciarlo en nuestros propios cuerpos, cabezas y corazones.

Cada seminario es una oportunidad para ello. Una oportunidad para encontrarse con uno mismo en lo  individual, pero también con el todo, en lo grupal. Un espacio para encontrarte con las contradicciones, con los conflictos, con  nuestra propia individualidad y singularidad, y al mismo tiempo encontrarte con el universal, en ese compartir; con la esencia del corazón y el ser humano. Con lo que en tu propia individualidad, te une a tus iguales y a la vida si te quedas en blanco (mis compañeros y compañeras me entenderán). Para los demás, al hilo de lo que estoy diciendo, el blanco sería el silencio, esa nada que es nada y todo al mismo tiempo.

Y es que a lo largo de la formación, no dejo de sentir que estamos viviendo todo un  proceso psicoterapéutico, cada vez de forma más consciente. Sobre un trasfondo humanista de amor, de apoyo, de confianza, de empatía, empezar el máster significa empezar el proceso en el que sientes la terapia misma, aprendiendo de su esencia.

Un proceso que supone confiar y abrir, resistir y evitar, afrontar y enfrentar, luchar, y al mismo tiempo supone crecer, gozar del placer del descubrir y el superar, del placer que supone encontrarse con uno mismo siendo consciente, al mismo tiempo que aprendes a dejarte un poco al juego de la vida, a lo que “puede” suceder que aún no ha sucedido, a confiar.

Efectivamente, como se le puede oír a Patxi, la terapia supone crecimiento, y crecer duele. Es lógico, supone destruir, y nadie dijo que esto fuera fácil, pero es crear al mismo tiempo, lo cual tiene  un  placer exclusivo como recompensa.

Vivir el fin de semana con Patxi me hace trasladar la teoría a la práctica, y al estar en blanco, en el silencio y el escuchar, sentir que la formación es un sumergirse en la tópica del psiquismo creador,  en el mismo campo creador que es el espacio psicoterapéutico.Formación iMap

De algún modo, al empezar el máster partimos de un “dado” personal y grupal, nos iniciamos en el proceso. Este año, en segundo, uno empieza a sentir que se han puesto en juego las contradicciones en este encuentro con uno mismo y la vida, y te ves un poco en el “caos”. Se mueven las ruedas de lo personal, lo social, lo profesional, lo vital, como decía en otro seminario Marta Nieto, nuestra tutora.

Sientes vértigo, miedo, la turbulencia, al encontrarte con las contradicciones estás casi en lo imposible…pero…también ves el campo de posibles, en el que sientes que a pesar del miedo, el caos y la incertidumbre, vas a ir a algún lado…”no sabemos dónde vamos a llegar pero a algún lado llegaremos”. Esto es puro placer.

Y, ¿Cómo resolveremos el imposible, la contradicción, el caos? ¿Hacia qué posible llegaremos? No sabemos, no hay certezas, pero sí mucha confianza en que a algún lado llegaremos. Veremos qué nos sigue deparando el proceso, y el año qué viene, a ver dónde estamos.

Hasta entonces… aprendemos lo más importante, vivir y disfrutar de ese proceso. Que es individual y del grupo, singular y universal.

Me emociono al sentirlo. Y me siento agradecida, porque creo estar viviendo uno de los viajes más bonitos e intensos de mi vida. El encuentro con una misma, con el grupo, con la música y con la vida.

Martina Mora, alumna de 2º del Máster de Musicoterapia

Instituto de Música, Arte y Proceso

 imap

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s