Instituto de Música, Arte y Proceso, Máster de Musicoterapia

Seminario – Habilidades Clínicas de Improvisación en MT

ALGUNAS REFLEXIONES sobre las Habilidades clínicas de improvisación en musicoterapia…

Ojeando el Magazine El Mundo (edición Nº 8 con fecha de 23 de febrero de 2014), un apartado dedicado a viajes y hoteles de ensueño, la palabra Musicoterapia ha llamado mi atención. En un lujoso hotel de Mauricio (islas Mascareñas), en el Océano Índico, uno puede disfrutar de un masaje a pie de playa con el dulce ritmo de la percusión de una banda local, y dice el artículo que se trata de “Musicoterapia ofrecida por el resort”. Me he quedado perpleja.

En una décima de segundo esta sensación me ha transportado al seminario  de la semana pasada con Josep Porte, que fundamentalmente giró en torno a las técnicas que se aplican en la improvisación clínica, y me he visto tratando de identificar cuál o cuáles serían las técnicas empleadas por los músicos  lugareños en este caso, si se plantearían en algún momento las necesidades del cliente, etc. Luego  he soñado con volar a Mauricio y comprobarlo en persona, al fin y al cabo, uno no debe juzgar sin probar…  y he vuelto con el propósito de escribir al articulista e invitarlo a conocer el Instituto MAP y su trabajo  para que como poco obtenga y transmita la Musicoterapia desde una concepción más auténtica a sus lectores.

Y es que ya vamos por el séptimo seminario y esto se va notando. Las dudas iniciales van despejándose poco a poco. Surgen nuevas cuestiones según nos vamos adentrando en materia, cada seminario nos provee de capas de conocimientos y experiencias que nos modelan y nos visten, y nos hacen crecer.

A mí personalmente el paso por este máster me está haciendo cuestionarme muchos aspectos en el ámbito de mi trabajo, la pedagogía, y por qué no decirlo, también  en el ámbito familiar y personal. Valorar el bienestar y la salud y desearlos para nosotros y para los nuestros no sólo son propósitos sino también responsabilidades, y sea cual sea el marco en el que nos desenvolvemos, llegamos a ser conscientes de lo mucho que podemos y debemos  hacer desde nuestra posición.

Las reflexiones a las que uno llega evolucionan encuentro tras encuentro, cada vez nos vemos más dotados de herramientas y nuestra visión de la Musicoterapia llega a ser más concreta, pero siento que próximos al ecuador de este primer curso, el seminario con Josep Porte ha supuesto  un punto de inflexión.

Sin dejar de lado los aspectos más teóricos del seminario, hemos tenido la oportunidad de ser espectadores en los casos clínicos que se nos ha  presentado, habiendo podido analizar y compartir con el grupo y con el profesor, y aún más allá, creo que la experiencia determinante  del seminario ha sido la práctica  del “rol-playing”.

Experimentar en persona, en mi caso, el rol de paciente, fue lo más difícil del seminario. Tratar de dejar de lado parte de mí, miedos, complejos, ansiedad… y meterme en un papel, interpretando bajo consigna un estado emocional empleando mi instrumento, presa  del pánico, soportando una lucha interna entre lo musical y lo terapéutico, en una situación ficticia que a su vez me hizo sentir tan desnuda ante todos. Una cosa es la teoría y otra la práctica.

Este seminario me ha valido para valorar aún más el trabajo del musicoterapeuta, para apreciar el grado de conocimiento que ha de tener, la habilidad en el dominio de la situación terapéutica sobre todos los aspectos que intervienen en la interacción con el paciente. Aquí hay mucho que aprender, mucho que trabajar.

En la base de todo lo demás, en el núcleo, en el corazón,  saber que a uno no le queda otra más que abrirse, hacerse sentir, conectar,  como sea posible. No temer mostrase fuerte, no escatimar en cariño. Ser capaz de identificar  la necesidad y ser capaz de cubrirla.

Esto lo pude sentir en algunos de los ejemplos que practicamos en el “rol-playing” como espectadora y fue muy emocionante. Y me sirve para constatar lo que tantas veces hemos oído, que no se trata de ser un gran músico ni un gran improvisador; la conexión parte de más adentro, la intención no está en la música, la música sólo es el vehículo.

Rakel Guridi (Licenciada en Pedagogía del Lenguaje y de la Educación Musical con itinerario en educación musical temprana, profesora de lenguaje musical, conjunto coral y canto en Agurain Udal Musika Eskola, profesora de taller coral en Geroa Eskola Librea). Alumna del primer curso del Master de Musicoterapia del Instituto MAP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s