Varios

Camino a la Supervisión

May Celaya (musicoterapeuta y maestra especialista en educación musical) comparte con nosotros unas líneas sobre la supervisión en Musicoterapia, algo realmente importante para continuar avanzando y aprendiendo con nuestra práctica clínica. ¡Gracias May!

Son las ocho de la mañana. Despierto en un día nada apacible. Las grises nubes amenazan con verter toda su materia. Ya nos habían avisado que hoy era día de nieve, pero lo que me espera en Vitoria merece la pena.

Recojo a mi amiga, cómplice y compañera de viaje. La supervisión comienza ya dentro del coche, porque cuando vas de camino, ya comienzas a fantasear sobre cómo irá el día.

Llegamos a nuestro destino y nos reencontramos con el grupo de supervisión, al que ya echábamos de menos. Y es que estamos rodeados de tantos estímulos, obligaciones, información, y jugamos tantos roles en nuestro día a día, que necesitamos parar.

Parar para reflexionar sobre lo que nos rodea. Con ello comenzamos: la crisis, la corrupción política… es necesario hablar de ello, puesto que es lo que vivimos todos los días y nos afecta como personas y por supuesto, como profesionales. Además, la actualidad siempre llega a sesión porque, simplificando, todos somos uno. Un sistema formado por pequeñas partículas cuyo movimiento, por inercia, se contagia. De esa manera, las inquietudes de la sociedad son las nuestras y las de nuestros clientes.

Haciendo gala de buen humor y cargando menos peso en nuestro interior, semi-liberadas comenzamos a hablar de nuestros casos, nuestras dudas y preocupaciones.  Compartirlas con nuestras compañeras y con nuestro supervisor, Patxi, es una experiencia nutritiva.

Con nuestra experiencia enriquecida, paramos de nuevo para nutrir ahora nuestro cuerpo. ¡Qué manjares nos esperaban! No puedo pensar en nada mejor que disfrutar de una fructífera charla alrededor de una mesa llena de comida. Y la sobremesa…. Deliciosa. Dulces, patxarán…

Continuamos sanando nuestro interior, reflexionando acerca de nuestro trabajo. Visualizamos vídeos y todos aportamos sugerencias. Las ideas fluyen y borbotean como agua hirviendo. Pocas cosas hay más bellas que apreciar cómo funciona un grupo de trabajo como este. Se respira respeto y cariño en cada comentario.

La amenaza de nieve nos obliga a terminar rápido. Estamos cansadas pero, al menos yo, me siento limpia y renovada por dentro, como si hubiera puesto en su lugar cada sentimiento e idea que me estaba martilleando durante la rutina de semanas antes. Con fuerzas renovadas para continuar mi labor y enfrentarme a la vida. Por todo ello, GRACIAS A TOD@S, os quiero y ¡hasta la próxima!

May Celaya

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s